Carta a Mi Esposa #1

Cartas a T, De Parejas

Para quien no sea mi esposa, estoy comenzando una serie cartas virtuales a mi esposa para que ella las pueda accesar cuando las ocupe. A ella le estamos investigando una enfermedad  auto inmune y estamos nerviosos. Ante la inseguridad le estoy creando una serie de cartas para que, cuando desee leerlas nuevamente, pueda hacerlo desde donde sea.

Carta # 1

Hola Hermosa,

Te escribo esta primera carta rodeado por nuestros pequeños que te aman tanto como yo. Anoche la pase increíble contigo y me encanta saber que estas descansando dulcemente un rato más en la mañana. Sabes que lo hago con el mayor placer del mundo pero lo hago tanto por ti como por mi.

Sos luz en nuestras vidas. Sos una luz tan fuerte que no sabes lo que estás perdiendo cuando te enfocas en las cosas oscuras de la vida. Todo lo que nos mentalizamos se hace realidad. Solo ocupamos crear la imagen en nuestra cabeza y lo hacemos. Siempre hemos sido así. No teniamos absolutamente nada cuando nos propusimos casarnos. Absolutamente nada. Simplemente nos pusimos la meta y lo hicimos realidad. Simplemente nos lo imaginamos y lo hicimos. Así fue con Lucas y Leo.

Este enfoque aplica también para los momentos de duda y oscuros. Si nos mentalizamos un futuro tenebroso y oscuro es lo que haremos. Si nos lo imaginamos lo terminaremos realizando. No es una situación de tener todas las opciones disponibles. Simplemente es de analizar la realidad en la que estamos y enfocarnos en el mejor resultado que podemos generar. Nuestra única opción es ser feliz. Claro, existen otras opciones y claro que no estamos buscando NO SER FELICES. Simplemente  debemos enfocar toda nuestra energía en ser felices. En ser en realidad felices. En hacer actividades que nos traigan gozo y nuevas experiencias. Buscar repetir aquellos momentos que nos traen sonrisas.

Así que, para esta primera carta, es lo único que te pido. Que miras el lado brillante de la luna. Sé que la noche puede ser oscura pero siempre hay algo de belleza en la penumbra.

Te amo con locura,

L. T y sus polluelos

De cuna a cama

Criando Cusucos, Leo, Momentos de Carambas, Uncategorized

Hace unos días cenaba toda nuestra familia en nuestra casa. Luego a Leo le dio sueño, T, nuestra super mamá, lo llevó a dormir y lo acostó en su cuna. Horas después, cuando su mama y su papa estaba en el tercer sueño, completamente despatarrados en la cama, oimos el sonido particular del llanto causado por Leo. Abrí los ojos y en lo que me iba a levantar, el sonido se volvió más fuerte y T se levantó inmediatamente y corrió hacia Leo que, inexplicablemente, estaba entrando por la puerta de nuestro cuarto. Se abrazaron y T lo llevó a la cama donde se calmó con nuestros abrazos y besos.

Este hermoso niño de practicamente dos años estaba en una cuna. En una cuna… ¿Como diablos se bajo? No hubo un golpe fuerte. No un estrepitoso sonido como quien bota un cuerpo de 22 libras de la altura. No… No… Este niño es mitad cabra y saltó, o… pues la verdad no sabemos a ciencia cierta que hizo ya que estaba en nuestra cama sin una herida que pueda recontar la crónica del salto hecho.

Le quitamos una de las partes de la cuna y la convertimos en cama. Ahora, tenemos a un niño que se puede bajar en cualquier instancia. Se pasa a nuestro cuarto por lo menos dos veces. En este momento tenemos a todos los niños en la cama. Todos, allí, abrazados de una manera u otra, de su mama. Lucas, cuando ya está amaneciendo, se pasa a nuestra cama y Leito, que como ya saben, se pasa cada que puede.

Durante la noche cada vez que se pasan es un dolor, y los levantamos y los llevamos nuevamente a su camas. Es lo que se debe hacer. Debemos cuidar constante la buena educación de nuestros niños. Enseñarles a dormir en su propia cama es importante pero asegurarnos que sea un camino seguro también. Sin embargo, se pasan, y así aprovechamos los días que se pasan para darles un buen abrazo y un cariñoso beso antes de regresarlos a su cama. Y cuando es ya cerca del día, los dejamos ser para contemplar a esa pequeña gente que hicimos, que llamamos familia y que amamos a morir.

 

Hoy son 4

Criando Cusucos, Leo

La emoción está a flor de piel. Se siente en el hogar. Los confites están tirados en el suelo y parece que hubo una explosión de algo muy festivo. Los niños estaban dormidos y yo, con mis ojos completamente abiertos, tenía a mi esposa en mis brazos que dormía tiernamente. En mi cabeza repasé todo lo que me ha pasado en estos últimos años. Tanto problema económico, tanto caos de la relación de unos seres queridos, tantas decisiones de negocio mal tomadas, tanta grasa en mi panza y a pesar de todo eso, he me aquí. En los brazos tenga a la mujer de mis sueños y a penas a una decena de juguetes de distancia dos hijos que son una gran maravilla y alegría para mi existir. La sonrisa se comenzaba a construir en mis labios.
Hoy, la emoción se siente como un gran rugido por dentro. Celebramos un regalo divino. Celebramos un niño con los colochos únicos y una afición por los dinosaurios. Hoy se siente la alegría no sólo del cumpleañero si no también de su hermano, sus papas, sus tíos, abuelos, primos, etc, etc.

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js
Este es mi hijo amado, en quien me complazco.
Este es mi hijo amado, con quien juego día a día, a quien trato de educar en cada momento, en quien confío mi legado, a quien le pido que cuide al mundo con todo y sus animales y personas. Este es mi hijo amado, que me dio la bendición de ser llamado padre y sólo con eso, me otorgó, el regalo más grande que he tenido en mi vida.

Lazy Morning with my ones and onlys.

A post shared by Leo R (@lrp89hn) on May 28, 2017 at 7:06am PDT

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js

Tengo un reto

Crecimiento Personal, Incentivar a los niños, Leo, Un Papa Star Wars, Uncategorized

NO importa cuanto tiempo pasae los niños tienen la particularidad de estar llorando desconsoladamente en un momento y reirse con el mayor gozo en el próximo segundo. Siempre. Los niños son felices y alegres siempre. Claro, hay niños con un toque más oscuro pero en general los niños son fuentes inagotables de energia, gozo e imaginación. Cuanto quisiera yo ser de esa gente que dice VAMOS y no tiene una pereza horrible de ir a cenar a aquel lugar, de ser una persona que no se agobie con los problemas del día a día, de ser una persona que simplemente de luz.

Fallo queridos lectores. No doy luz. Por ratos me enrollo en una nube oscura por problemas tan terrenales como el dinero y las cuentas. Sin embargo no todo esta perdido. No soy una persona triste y no quiero darles esa impresión. Soy una persona con un reto que no he podido superar. Soy una persona que por momentos no sabe que hacer, pero que persiste con una dificultad que estoy seguro que superaré. Será tan testarudo como Lucas a las 5 am diciendome que no se quiere bañar. Tan obstinado como Leito que quiere caminar sin que nadie le tome la mano. Tan valiente como mi esposa que se cambió de carrera por que es su sueño.

Tengo un reto que superar, y no siempre sé como hacerlo, no siempre quiero hacer el esfuerzo que tengo que hacer para lograrlo pero les diré un secreto. La lucha es adentro. La batalla es contra el desentusiasmo, contra la pereza, contra la conformidad y sobre todo, con la ilusión de que todo sueño que tengamos nos lo merecemos porque ya lo soñamos.

Si yo tengo una meta en especifica, debo tener una submeta y una micrometa.

Por ejemplo: Quiero ganarme a un cliente. Esa es mi meta. Mi submeta es preparar una propuesta y una oferta que lo pueda convencer de comprarme a mi. Mi micrometa es salir a a tiempo de mi casa para llegar a mi oficina y trabajar en la propuesta. Si tenemos las metas pero no podemos valorizar la submeta ni la micrometa en nada estamos. Así que, amigos mios, tengo un reto. No sé como superarlo, pero cuando lo haga, les prometo, que tendré una sonrisa en mi rostro aunque ahorita mi cabeza este abrumada pensando en todo lo que mi reto me tiene propuesto como obstaculos.

 

El aguacate olvidado

Criando Cusucos, Incentivar a los niños, Leo, Pride Family

Me quebró. Algo tan sencillo como las consecuencias de haber olvidado un aguacate me despedazaron y me sacaron lágrimas de los ojos. Ok. Tal vez no fue eso pero mejor lo leen más adelante.

Esta semana había sido muy ajetreada. Nos despertamos temprano como siempre pero ya que comenzaron las clases inicia la urgencia de bañarnos, comer a tiempo, preparar loncheras, etc, etc. A eso aumentemos un niño de 3 años que no quiere salir  de la casa, que está triste porque su mamá tiene que ir a trabajar y furioso porque no se quiere bañar, ni poner esos calcetines, zapatos, pantalones y mucho peor esa camisa. El mundo se nos dio vuelta por las decisiones que hemos tomado y nos estamos ajustando a todos.

Han sido días locos,por momentos me siento increíblemente feliz y por otros me siento derrotado. Los cambios son normales pero son particularmente difíciles para los niños. Ellos se basan mucho en la rutina del día a día. Es base establecer una para el desarrollo humano y por lo tanto, salirse de la rutina puede ser problemático para ellos. Para nosotros, Lucas ha estado más necesitado de atención y desafía mucho más la autoridad mientras Leito simplemente come menos y quiere pasar más tiempo en brazos.

¿Como manejar una crisis así?

Pues antes de dar mi respuesta les quiero contar 2 historias.La primera es que el viernes, almorzamos sopa de tortilla y a este señor escritor le tocaba llevar el aguacate. Y como la persona responsable que soy, lo olvide. Fui por Lucas al kinder y me lo lleve a comprar aguacates. No lo pensé, solo nos fuimos juntos. No pensé en sus rutinas y mientras uno de los semáforos se ponía verde solo me grito “Papá Pipí ” y no había absolutamente nada que podía hacer. Se orinó. No se aguantó y no sentí que era su culpa. Era yo quien me había olvidado del aguacate. Era yo quien me había olvidado de llevarlo al baño antes de salir de la escuela. Llegamos a un vendedor de aguacates y ya casi regresando a la casa grito nuevamente que ya se hacía.  Aguantamos a llegar al baño y por supuesto que fue un gran chorro. No se había hecho mucho en los pantalones pero hay que saber definir cuando los problemas se dan por mala administración del padre o rebeldía del niño. Yo, particularmente, me sentí culpable. Ocupaba comprar los aguacates pero no consideré las necesidades de Lucas antes de ir por el aguacate. No pensé en el futuro ni en la mañana cuando prometí comprar las aguacates, ni al recoger a Lucas.

La  segunda historia fue de ayer. Hemos tenido muchos berrinches últimamente pero ayer… ah ayer… Lucas estaba muerto de sueño y con hambre. A eso agregemosle: Triste porque papa y mama tenían que salir en la noche y solo quería estar con nosotros. Después de estar horas peleando en la casa decidí sacarlo a pasear en el carro. Casi siempre lo duerme. Amarrarlo a su silla fue una guerra. Golpes a todos lados. Él solo quería ser libre. Ni siquiera me estaba escuchando. Sentí una gran cólera entrar dentro de mi. Me dieron ganas de cerrar la puerta de carro con furia y gritarle que se calmara. No lo hice. Me quedé callado y le puse el cinturón.  No le dije nada. Estaba demasiado enojado para hablar. En el camino Lucas gritaba que lo dejará allí a él (en la calle) porque ya no quería seguir en el carro. Entonces simplemente  lo vi y le dije “Dejarte aquí en la calle es algo que me haría muy triste. La manera que me estás hablando,  con gritos irrespetuosos, es tan feo que me hace muy triste. No sabes lo triste que estoy porque me estas tratando como si no me amas, porque a las personas que uno ama las cuida.” Paró de gritar y me dijo que yo no lo amaba, que él también se sentía muy triste y que sólo quería estar con papá y mamá. No dejó de llorar rápido pero le repetí que lo amaba y que el era un niño bueno que se estaba comportando feo, que yo estaba seguro que él podía ser gentil, que podia hablar de cómo se siente sin ser maleducado.
No hay una manera fácil de hacer esto. Hubieron partes de esa segunda conversación que me sacaron lágrimas.  Yo sé que yo no estoy en la mejor posición.  Ando con mucha ansiedad y por momentos siento que hay una nube negra en los cielos. Pero ¿cómo lo verán ellos? Si están siendo malcriados, no les digan que son niños malcriados. Esto es darles un título negativo. Mejor hablémosles con refuerzo positivo. Lucas es un niño muy bueno que se está portando mal. Leito es un niño que come bien solo que lo haría mejor si no tirara la cuchara al suelo. Etc. Etc. Es un practica complicada que puede ayudarle mucho a como si hijo se ve a si mismo. Todo es perspectiva y es mejor verse como una persona buena que se ha equivocado, como una persona mala que ocasionalmente hace algo bien.

En un mundo donde los niños están sufriendo de cambios hay que tener paz interior.  Saber que sus actuaciones son provisionales y no eternas. Si les ayudamos a superará esos momentos difíciles podemos engrandecer su alma y hacerlo mejores personas en el día a día. No es dejarlos ser malcriados, es aprender a distinguir la causa de todos los males y eso, muchas veces nos hará ver más hacia nosotros mismos que hacía ellos.
Ahora los dejo… escucho gritos de que Leito esta comenzando a caminar. Adiós!

6 años de casados y una cita a solas

Criando Cusucos, De Parejas, Leo

Este domingo pasado T y yo cumplimos 6 años de matrimonio. *Woot Woot* Y han sido los mejores años de mi vida. *Sueno una vuvuzela* No he pasado tantos cambios como en estos años pero no los cambiaría por nada en el mundo . Nos hemos ido formando constantemente como personas y, espero en Dios, que cada vez mejores. Los días son muchos y han sido cargados de muchas sonrisas, lágrimas,  juegos y nuevas experiencias. 

El camino del matrimonio es maravilloso con senderos floreados con algunas lagunas divinas pero existe también mucho camino empedrado donde es fácil tropezar. Muchos nos ven con una vida increíble porque nos amamos mucho y tenemos 2 hijos maravillosos pero Dios se encarga de siempre darnos oportunidades para crecer y agradecer. Existen frustraciones ajenas a uno pero digo esto porque casarme con el amor de mi vida es la mejor decisión que he tomado alguna vez y que habré tomado en mi vida.

Este último año hemos visto tanto cambio y tan rápido que por momentos hemos quedado anonadados. El cambio comienza con Leito, luego el negocio, luego el modelo del negocio,  luego el giro del negocio,  luego un trabajo para T, luego el trabajo soñado por ella, luego la situación económica, y los cambios siguen aunque menos drásticos. Muchos de ellos sucedieron porque nosotros dijimos SI a la oportunidad. Tenemos 27 años y teníamos miedo de decir que si. Miedo de salir de nuestra zona de comfort y concentrarnos en lo que nos gusta y en darnos suficiente tiempo dedicado como familia y como esposos. Que fácil es caer en la manía de revisar el celular y no disfrutar la compañía que tenemos.

Mi misión en esta vida es mi esposa y mi familia. Mis sub-missiones son cuidar y amar a mi esposa y familia; trabajar para sustentarla y hacerla crecer; y educarme tanto en temas de familia, trabajo y fe. Es importante tener claro que todo tiene objetivos primarios y secundarios y si no podemos visualizar  los objetivos pequeños como ayudar a cambiar los pañales de nuestro hijo no llegaremos a la meta final que en mi caso es tener un matrimonio feliz.

Próximamente T comienza uno de sus trabajos más soñados y será un gran reto. Cambiará toda la rutina de la casa y estamos emocionados. En vista de que nos veremos menos tiempo hemos constituido un clásico: Date Night. Justo ayer fuimos a Domo’s Pizza. Desde nuestro 5to año de matrimonio no habíamos salido juntos y solos sin una razón ajena (bodas o reuniones de amigos) y me alegra tanto que vamos a estar haciéndolo nuevamente. Si las parejas por allí están cayendo en la rutina y no buscan experiencias nuevas: háganlo.  No es de tener dinero para hacerlo – un café, un paseo en el centro, un pan baguette con mantequilla en el parque de Metrópolis, solo es buscar la creatividad para estar a solas y compartir un momento juntos.


En Domo’s la pizza estaba sensacional. El ambiente tranquilo y tiene un área exterior atractiva. Sin embargo lo mejor de la noche fue que pusimos los teléfonos a un lado y compartimos juntos sin interrupciones. Estoy emocionado por lo que haremos la próxima semana.

Saludos, 

Leo

Posdata para T: Te amo amore mio. Te amo infinitamente. Gracias por enseñarme a vivir. 

M

Hoy

Criando Cusucos, Momentos de Carambas, Pride Family, T, Uncategorized

Hoy soy vulnerable.

Yo solía ser una mujer fuerte e independiente, y hoy soy vulnerable. Solía tomar decisiones frías y calculadas, y hoy soy emociones andantes. Mi corazón era duro, estaba resguardado y solo compartido con gente que “lo merecía”, y hoy esta en la palma de mi mano, al alcance de cualquiera.

18433039428_c2ed89ce6e_z

Antes tomaba decisiones basadas, solamente, en que fueran beneficiosas y ahora tengo que considerar infinitas variables antes de determinar si el beneficio en cuestión no perjudica a alguien. Antes exigía con la misma medida en la que daba, y hoy me doy cuenta que no todos usamos la misma regla. Antes era una mujer que ocasionalmente veía la manos de Dios en mi vida, ahora me lleva en brazos.

DSC_5681

Ser mamá ha transformado mi vida, mi esencia, mi definición de felicidad y más. Todo es más complicado, más caótico y estresante, pero al final del día, por más trillado que suene, vale la pena.

DSC_5149

Esta vulnerabilidad que siento me ha hecho una mejor persona, más sensible ante el dolor y necesidad de los demás, no solo al punto de derramar lágrimas por niños ajenos o por matrimonios desconocidos, sino para extender una ayuda, en la manera en la que pueda. Además es lo que más feliz me ha hecho. Tengo una mayor facilidad para ver las bendiciones que tengo en mi vida y sentirme agradecida con lo que Dios me ha concedido. A pesar de que lloro más, y siento que mi vida se derrumba mas seguido de lo normal, soy completamente feliz, no solo soy vulnerable a la tristeza de los demás, sino a las alegrías. Me conmueve ver los más pequeños detalles de amor, expresados por bebés que no saben lo que hacen, o adultos que los planean hasta el último detalle. Es algo hermoso. La vida es algo hermoso.

DSC_5171

No sé exactamente que me llevó a escribir este post, quizás solo quería darles un breve vistazo de lo que implica ser mamá.

DSC_5087

Quizás muchas de las que no son mamás aún, o las que no tienen interés en serlo, nos vean como un caos andante, personas que no tienen interés en arreglarse, o verse bien, o personas que “no saben divertirse”. Pero quiero que sepan que este papel que se nos ha otorgado es la mayor bendición, la mayor lección de vida que he recibido, y que no lo cambiaría por nada en el mundo.

DSC_5130

¡Ojalá, algún día, tengan la dicha de sentirse así de vulnerables, y ojalá que sepamos siempre valorarlo!

La Misión

Criando Cusucos, Incentivar a los niños, Leo, Uncategorized

El día de ayer estábamos cenando en la casa de dos buenos amigos, en su primer año de matrimonio, luchando como todos para ser cada dia más felices, cuando mi amigo me pregunta por este blog. Mi respuesta inmediata fue dar una excusa. Llevo meses queriendo escribir y justo le he puesto un recordatorio para hacerlo, sin embargo todos sabemos que no lo he hecho. Este año ha sido uno lleno de cambios y tener este blog activo no es uno. La verdad es que la vida se mueve hacia donde uno la lleva.

Mi excusa fue que no tenía tiempo por el trabajo y la familia pero son viles mentiras. En el día a día hay poco tiempo si, eso es cierto. Hacer algo con dos niños chiquitos en la casa, a tu lado, extrañandote y deseosos de compartir tu tiempo, es imposible.  Im-po-sible. Cada vez que me venga a trabajar a la casa me veo cumpliendo el 25% de lo que me había mentalizado. Hay un cansancio constante pero no es molestia porque al mismo tiempo todo que hacen ellos te hace tan feliz.

El truco para cumplir tus metas y propósitos está basado en tus acciones. Todos los días dar un paso adelante y, lo que más me ha dado resultados a mi es hacer cada labor con 100% de dedicación. Los interruptores día a día son demasiado así que mejor dejarlos. Por completo. El resultado es impactante. Si estoy jugando con los niños eso es lo que hago. Dejo todo al lado y en realidad les pongo atención.  Disfruto de sus ojos, sus facciones, sus sonrisas, sus chistes y payasadas. Están en una edad donde lo que hacen este mes no lo volverán a hacer jamás en su vida o se volverá ordinario. Superan sus metas a diario y debo estar atento en los momentos que estemos juntos.

En el trabajo esto se traduce en: trabajar en la presentación x (45min), revisar correo (20mins), manejar redes sociales  (20mins), crear contenido publicitario (40min) etc etc. Claro que hay interrupciones y no todo se hace en el tiempo propuesto pero ¿cómo estaría mi blog si una vez a la semana le dedicará 29 minutos?

Algo que me ha ayudado a mantener mis metas a corto plazo es una hoja que llamo la misión. Es una hoja carta que tengo pegada en el baño donde escribo mi meta más importante para la semana, para el mes, para el trabajo, para mi placer personal y para el bienestar de mi familia acompañado de una frase inspiracional. Estaré adjuntando un pdf con el link de descarga pero aquí va una foto del mio. Me disculpo pero diseñado solo esta la versión de Star Wars (mio) y uno que hice para mi esposa. Si quieren poder editarlo me pueden escribir al correo para explicarles como.

wp-1467376561989.jpg

(LINK DE DESCARGA: https://www.dropbox.com/s/j515a2ujp1tr21f/The%20Mission.pdf?dl=0)

En fin, Leito se está despertando y son las 5:24 am. Trabajemos por alcanzar nuestras metas y dedicarle tiempo a lo más importante de nuestras vidas multifaceticas.  Lo importante es hacer algo todos los días para cuidar y mejorar lo que tenemos. Una flor para tu esposa, una bolsa de confites para tu hijo, 30 minutos solo para pintar ya sea solo o con ellos, has lo que tengas que hacer pero hazlo.

20160624_055704.jpg

20160616_171146.jpg

20160618_211734.jpg

5:38 – Free Style

Criando Cusucos, Leo, Uncategorized

Esta es una entrada sin propósito.

Son las 5:38 pm hora local.

Acabo de hacer 2 horas de revisar una mercadería y ¿saben que? Tengo a mi lado 2 libras y media de quesillo y me estoy muriendo por irme a la casa a relajarme, comerme unos deliciosos nachos y estar con mi familia.

Cuantas veces estamos en un lugar deseando estar en otro. Comiendo ensalada queriendo pizza. Usando ropa formal deseando andar con shorts. Manejando en trafico mientras en realidad quisiéramos estar sentados, con una cervecita bien helada, hablando con nuestra pareja.

¿La vida es lo que la hacemos? Si, pero no quiere decir que hacemos lo que nuestro niño interno desea hacer todo el tiempo. Todos tenemos responsabilidades que nos llaman, nos susurran por atención. A diferencia de la pereza que nos grita que nos unamos a ella. Esta entrada creo que será para simplemente decirles que, no nos dejemos estancar. Comamos esa ensalada con ganas. Aprendamos a disfrutar los momentos que no nos gustan. Todo en la vida puede ser un gusto adquirido. ¿Quien dice que no podemos disfrutar de correr a las 5 am? Si yo aprendi a disfrutar cambiar los pañales sucios de mis hijos ¿Que nos impide de disfrutar todo lo demás de la vida?

¿En que me enfoco cuando cambio un pañal de esos horrendos, que manchas, gotean y apestan? En las sonrisas de mis hijos, en sus ojos, en las nuevas habilidades que tienen y como se esfuerzan para mover sus piernas y llenar todo el cambiador de mierda. La vida se disfruta en cada uno de sus momentos. Así tiene que ser porque, queridos lectores, cuando la vida nos quiere dar una experiencia fea lo hace sin dudarlo dos veces, completamente y profundamente. Nosotros estamos viviendo una situación económica complicada y tenemos momentos difíciles que nos afectan mucho. ¿Y nuestros hijos? Allí están. Dando luz y siendo veleros de felicidad. Así que, nos re-enfocamos cada vez que podemos y pensamos: Si esto tiene solución, ¿Porque estar triste? A veces vemos la luz al final del túnel. Vemos como esto mejorara y entonces simplemente luchamos por ello, aunque sea difícil, aunque nos trate de quitar la paz. Simplemente luchamos y allí vamos perseverando. Casi siempre lo hago por mis hijos y mi esposa. Aunque lo confieso, a veces por un pedazo de pizza.

Saludos gentes, un abrazo,

Leo (5:48 pm)

El peso de una mala decisión

Criando Cusucos, Leo

Ya no soy el mismo de antes.
Ha cambiado mucho mi entorno y por ende cambié yo. Cambié yo y transformó como se desarrolla mi vida. Mis decisiones tienen diferentes prioridades y en una de las fallé.

Cuando se es joven el peso de las malas decisiones no tiene consecuencias tan graves. Hoy es de 13 de febrero y esta semana hemos tomado decisiones que cambiarán nuestro futuro de una manera abismal.
Cerraremos un negocio para abrir otro en lo que no conocemos casi nada.
Tenemos varias deudas personales como del negocio y me he sentido al final del túnel. Atrapado sin poder hacer nada para salir de allí.  Mi suegro nos ayudó a abrir los ojos y tengo que admitir que no tenía que haber sido él.  Tuve que yo habernos sacado de ese hoyo. Yo, que soy padre de dos niños magníficos y esposo de una mujer grandiosa. No siempre se piensa con la cabeza pero esta vez no pensé bien.  Me quedé en el hoyo porque lo conocía, porque era mi zona de comfort.

Ahora que hemos decidido entrar en este nuevo mundo les pido una pequeña oración por nosotros. Que tengan la sabiduría y la agilidad para actuar.  Aun nos falta mucho camino complicado por andar pero tengo la mejor compañía del mundo. Con ella tengo 2 opciones : preocuparme constantemente que los llevaré a su ruina o pedirle a Dios sabiduría para actuar, hacerlo y disfrutar del camino que es la aventura de nuestras vidas, de la única que tenemos.

No crean que estoy tranquilo.  No lo estoy. Como dirían los gringos,: I’m shitting bricks here. Sin embargo me rehusó a ser negativo. Tengo una familia que amo y es en ella y por ella que me siento motivado.  Espero que dentro de 3 a 6 meses nuestras historia sea otra y el panorama tenga más campo floreado. Por ahora les pide ese favor y les dejo imágenes de mi inspiración.
Un saludo,
Leo

image

Su primer diente ya visible

image

El se hizo su propia trompa de elefante

image

image

image

image