Hoy

Criando Cusucos, Momentos de Carambas, Pride Family, T, Uncategorized

Hoy soy vulnerable.

Yo solía ser una mujer fuerte e independiente, y hoy soy vulnerable. Solía tomar decisiones frías y calculadas, y hoy soy emociones andantes. Mi corazón era duro, estaba resguardado y solo compartido con gente que “lo merecía”, y hoy esta en la palma de mi mano, al alcance de cualquiera.

18433039428_c2ed89ce6e_z

Antes tomaba decisiones basadas, solamente, en que fueran beneficiosas y ahora tengo que considerar infinitas variables antes de determinar si el beneficio en cuestión no perjudica a alguien. Antes exigía con la misma medida en la que daba, y hoy me doy cuenta que no todos usamos la misma regla. Antes era una mujer que ocasionalmente veía la manos de Dios en mi vida, ahora me lleva en brazos.

DSC_5681

Ser mamá ha transformado mi vida, mi esencia, mi definición de felicidad y más. Todo es más complicado, más caótico y estresante, pero al final del día, por más trillado que suene, vale la pena.

DSC_5149

Esta vulnerabilidad que siento me ha hecho una mejor persona, más sensible ante el dolor y necesidad de los demás, no solo al punto de derramar lágrimas por niños ajenos o por matrimonios desconocidos, sino para extender una ayuda, en la manera en la que pueda. Además es lo que más feliz me ha hecho. Tengo una mayor facilidad para ver las bendiciones que tengo en mi vida y sentirme agradecida con lo que Dios me ha concedido. A pesar de que lloro más, y siento que mi vida se derrumba mas seguido de lo normal, soy completamente feliz, no solo soy vulnerable a la tristeza de los demás, sino a las alegrías. Me conmueve ver los más pequeños detalles de amor, expresados por bebés que no saben lo que hacen, o adultos que los planean hasta el último detalle. Es algo hermoso. La vida es algo hermoso.

DSC_5171

No sé exactamente que me llevó a escribir este post, quizás solo quería darles un breve vistazo de lo que implica ser mamá.

DSC_5087

Quizás muchas de las que no son mamás aún, o las que no tienen interés en serlo, nos vean como un caos andante, personas que no tienen interés en arreglarse, o verse bien, o personas que “no saben divertirse”. Pero quiero que sepan que este papel que se nos ha otorgado es la mayor bendición, la mayor lección de vida que he recibido, y que no lo cambiaría por nada en el mundo.

DSC_5130

¡Ojalá, algún día, tengan la dicha de sentirse así de vulnerables, y ojalá que sepamos siempre valorarlo!

5:38 – Free Style

Criando Cusucos, Leo, Uncategorized

Esta es una entrada sin propósito.

Son las 5:38 pm hora local.

Acabo de hacer 2 horas de revisar una mercadería y ¿saben que? Tengo a mi lado 2 libras y media de quesillo y me estoy muriendo por irme a la casa a relajarme, comerme unos deliciosos nachos y estar con mi familia.

Cuantas veces estamos en un lugar deseando estar en otro. Comiendo ensalada queriendo pizza. Usando ropa formal deseando andar con shorts. Manejando en trafico mientras en realidad quisiéramos estar sentados, con una cervecita bien helada, hablando con nuestra pareja.

¿La vida es lo que la hacemos? Si, pero no quiere decir que hacemos lo que nuestro niño interno desea hacer todo el tiempo. Todos tenemos responsabilidades que nos llaman, nos susurran por atención. A diferencia de la pereza que nos grita que nos unamos a ella. Esta entrada creo que será para simplemente decirles que, no nos dejemos estancar. Comamos esa ensalada con ganas. Aprendamos a disfrutar los momentos que no nos gustan. Todo en la vida puede ser un gusto adquirido. ¿Quien dice que no podemos disfrutar de correr a las 5 am? Si yo aprendi a disfrutar cambiar los pañales sucios de mis hijos ¿Que nos impide de disfrutar todo lo demás de la vida?

¿En que me enfoco cuando cambio un pañal de esos horrendos, que manchas, gotean y apestan? En las sonrisas de mis hijos, en sus ojos, en las nuevas habilidades que tienen y como se esfuerzan para mover sus piernas y llenar todo el cambiador de mierda. La vida se disfruta en cada uno de sus momentos. Así tiene que ser porque, queridos lectores, cuando la vida nos quiere dar una experiencia fea lo hace sin dudarlo dos veces, completamente y profundamente. Nosotros estamos viviendo una situación económica complicada y tenemos momentos difíciles que nos afectan mucho. ¿Y nuestros hijos? Allí están. Dando luz y siendo veleros de felicidad. Así que, nos re-enfocamos cada vez que podemos y pensamos: Si esto tiene solución, ¿Porque estar triste? A veces vemos la luz al final del túnel. Vemos como esto mejorara y entonces simplemente luchamos por ello, aunque sea difícil, aunque nos trate de quitar la paz. Simplemente luchamos y allí vamos perseverando. Casi siempre lo hago por mis hijos y mi esposa. Aunque lo confieso, a veces por un pedazo de pizza.

Saludos gentes, un abrazo,

Leo (5:48 pm)

Tiempo en Familia

Criando Cusucos, Incentivar a los niños, Momentos de Carambas, Nosotros, T, Uncategorized

Hace mucho tiempo he querido hacer este post, y no lo había hecho esperando la oportunidad de poder llevar a Lucas a disfrutar de un “Cuenta Cuentos”, del que me hablaron hace más de dos meses.

wpid-20151121_161115.jpg

Me he dado cuenta que perdemos mucho esperando a que las cosas que queremos sucedan, y no disfrutamos lo que estamos viviendo. Creamos tanta expectativa de los eventos que esperamos que cuando, si es que, suceden nos sentimos un poco decepcionados. Estoy tratando de forzarme a disfrutar de las cosas que veo a diario, hasta que lo vea así de manera natural.

Quienes me conocen saben que soy una persona extremadamente ansiosa y hasta un poco “obsesivo-compulsiva” jajaj, pero haré mi mayor esfuerzo para disfrutar hasta del desorden que ocasiona Leito para comer.

20151121_163033

Y hablando de disfrutar, les comparto una muy linda experiencia que, a pesar de no haber sido como lo tenia planeado, fue sorprendentemente agradable.

Hace varios meses fuimos a visitar la librería Casa Sol, haciendo tiempo para otro compromiso. Leo decidió llevarme a tomar un café y queríamos elegirle un nuevo libro a Lucas que, como les hemos comentado, es apasionado por los libros. A raíz de la simplicidad que ofrecen los audiolibros habíamos perdido el interés de visitar librerías como esta, pero que error habíamos cometido. Encontramos un ambiente tan agradable y lo que más nos gustó fue que es muy apto para llevar a sus niños.

20151121_162908

Muchas veces, cuando sos papá y querés salir de la casa lo que te frena es que no encontrás lugares adonde llevar a tus hijos. Cierto que técnicamente pueden ir a cualquier lugar, pero no es cómodo en todos lados, son raros los lugares en los que no te darán miradas llenas de juicio cuando uno de tus hijos hace berrinches (porque esperan a salir adonde hay público para hacerlo). La primera vez fuimos con Leito y no tuvimos ningún inconveniente, y cuando nos comentaron que todos los sábados realizan una lectura de 4:00 a 5:00 pm me sentí muy emocionada, una actividad que podía hacer con Lucas fuera de casa, y que involucraba a otros niños. Era perfecto.

20151121_161306

Y luego esperé a que fuera el momento oportuno para llevarlo (2 meses después) y el no quiso escuchar los cuentos. Al inicio se sentó y prestó 10 minutos de atención pero simplemente el grinch tendrá que esforzarse más para captar su interés la próxima vez. Lo que sí le emocionó fue encontrar títeres y muchos libros apropiados para su nivel de los cuales escoger. Como era de esperar, el que más quería llevarse era una colección de Disney completamente fuera de nuestro presupuesto, jajaj.

En general fue una tarde muy divertida, ya que salimos los cuatros y todos nos divertimos. Realmente les recomiendo esta librería Casa Sol, Lucas hasta disfrutó mucho de la repostería y el café estaba delicioso!

20151121_162325

Hasta la próxima!

20151121_163210

3 meses de alegría incrementada y una revelación

Criando Cusucos, T, Uncategorized

image

Hoy mi pequeño Leito cumple 3 meses de haber nacido. Tres meses de haber entrado a nuestra pequeña familia y hacerla mejor en un 100%. Todo se ha multiplicado desde cuentas médicas hasta pañales, pero lo principal es el amor. No solo hablo del amor de parte nuestra hacia el, pero tambien entre nosotros.
image

Ver como Lucas interactúa y ama a su hermano me hace enamorarme más de el, e igual con su padre. Cada vez que veo a Leo con los niños, veo como ha madurado y crecido, como es un excelente y abnegado padre y esposo.
image

El día de hoy ocurrió algo que he temido por mucho tiempo, nuestro pediatra nos recomendó alimentación suplementada con fórmula porque Leito no está ganando suficiente peso. Pueda que crean que es una fácil solución para el problema, pero sucede que no solo tengo que cargar con los estigmas de los demás cuando se trata de dar fórmula a un bebé, sino con los míos tambien.
image

No me malentiendan, no veo de menos a las mamás que deben dar fórmula a sus hijos, pero siempre quise poder alimentar a mis hijos con 100% lactancia materna, y decir con mucho orgullo que así fue. Con Lucas tuve la oportunidad de hacerlo por 1 año completo. Es sacrificado, pero el resultado es más que gratificante.
image

Tanto el vínculo que se forma con nuestros hijos por medio de la lactancia materna, como los beneficios que ellos gozan, no pueden ser replicados. Así que cuando me dijeron que tendría que suplementar ví como mi deseo se derrumbó, y de alguna manera sentí que era mi culpa. Que es un fracaso de mi parte no poder sustentar a mi bebé, algo “tan sencillo” que no podía lograr.
image

Todo esto encima de mis sentimientos de ineptitud, que a veces me envuelven, siendo una mamá de dos, con todas las dificultades que trae trabajar desde casa, haciendo el trabajo de casa, y cuidando a mis pequeños, mientras trato de estimularlos, me abrumó. Leo, trató de consolarme en varios momentos y yo permanecí cerrada en mi duelo de ideales, pero lo que me hizo abrir los ojos fue conversar con otra mamá que está pasando por un momento más difícil con su hijo.
image

Fue allí cuando me detuve y le agradecí a Dios que es esta la cruz que estoy cargando en este momento y no algo más grave. Debo siempre dar lo mejor de mí, y esto no es siempre lo que creo que es, Él sabe lo que es mejor para mi familia y debo confiar enteramente en esto.
image

Así que sea cual sea la manera en la que podemos ayudar a nuestros hijos, propongo que nosotras, las mamás, nos apoyemos y no emitamos juicios sobre las decisiones de las demás. Hay mucha competencia y presión entre nosotras, cuando en realidad deberíamos de comprendernos. Solo nosotras sabemos lo que damos por nuestros chiquitos, y esa es suficiente razón para unirnos.
image

Como no estar bien, si veo estos rostros todos los días?

Prioridades

Criando Cusucos, Nosotros, T

He tenido estos pensamientos durante dos años. Son convicciones que Leo y yo compartimos, y que son bases extremadamente importantes para nosotros: nuestra prioridad familiar es nuestro matrimonio, y no son, ni pueden ser, nuestros hijos. Sin embargo, esto es más fácil decirlo que cumplirlo.

DSC_3353

Cuando Leo y yo nos conocimos (o, debería decir, reconectamos) comenzamos siendo amigos, pero vi en el a alguien sin igual. Siempre me dio mucha confianza y curiosamente me sentía segura y capaz de lograr cualquier cosa a su lado. Desde el día en que decidió sentarse conmigo en esa clase de derecho empresarial, comenzó lo que iba a ser el resto de mi vida.
Siempre he sentido que nos complementamos y que somos un excelente equipo. Uno sueña y el otro aterriza, uno teme y el otro protege, uno es obsesivo compulsivo y el otro relajado, y así podemos sacarnos adelante, siempre el uno al otro. Sé, también, que ambos sentimos un amor tan profundo por el otro que no es siquiera necesario preguntar para saber que haríamos lo que fuera para la felicidad y bienestar del otro. Tenemos incluso miradas y caras secretas que solo nosotros sabemos que significan y que nos hacen los mejores de los socios y jugadores de cranium y pictionary, jajaj. Es obvio que también tenemos discusiones y que no todo es color de rosa todo el tiempo, pero es lo que nos ha hecho crecer.
Les pinto este panorama para que vean que aún así me es difícil, muchas veces, recordar que debe ser él mi prioridad, y no Lucas o Leito.
A pesar de sentir y saber cuanto amor, respeto y admiración tengo por mi fantástico esposo, mis hijos han tomado prioridad en casos en los que no debían haberla tomado, y esa es una lucha que estoy segura que tendré por el resto de nuestras vidas.

DSC_3357

Dar prioridad a nuestro cónyuge es vital para el desarrollo de una familia estable y funcional.  El relacionamiento de “mamá y papá” cimienta tantas bases para nuestros hijos y el futuro en el que se desenvolverán que debemos darle especial atención. Es por esto que quiero compartirles algunos consejos que he ido aprendiendo a través de estos, casi 5 años, de matrimonio.

DSC_3457

1. El matrimonio es de 3. No importa lo que han escuchado antes, el matrimonio es y siempre debe ser de tres: Los esposos y Dios. Sin esta pieza fundamental una pareja simplemente no puede funcionar. Les invito a que le den participación activa a Dios en sus relaciones, verán cuanto fruto van a dar. Orar juntos, confiar plenamente en sus planes para nosotros y ofrecer todo aquello que nos cuesta es lo que les permitirá salir adelante, año tras año, con la mayor felicidad y es lo único que puede completarles.

DSC_3585

En muchas ocasiones en las que nos hemos encontrado con dificultades nos hemos tomado de la mano y hemos dicho una oración juntos. Debo admitir que algunas de esas veces esto era lo último que quería hacer, pero al finalizar Dios te premia aún más, ya que sabe que lo has hecho por puro amor a Él, y nada más.

2. Apoyo incondicional. Somos individuos, y esto quiere decir que todos tenemos pensamientos diferentes, intereses variados y preferencias distintas. Muchas veces algo que pueda parecerte sin relevancia puede significar mucho para tu pareja, y lo que debes hacer es apoyarle y trabajar en conjunto para obtener el resultado que tu cónyuge busca, a pesar de que no vaya a tener la mas mínima consecuencia para vos. Esto parece fácil, pero cuando parecen irrelevantes las cosas, podés ver estas peticiones como algo que solo tomará tiempo que pudieras dedicar a algo más y de repente no ayudarle a tu pareja. La mejor manera de ver estos errores, en mi humilde opinión, es revertir el pensamiento, es decir, pensar en las cosas en las que nos hubiese gustado que nos apoyaran a nosotros, situaciones en las que pudieramos haber utilizado una mano y no se nos dió, y, ojo, no con el propósito de reclamar, pero para poder ser la persona que nos gustaría tener a nuestro lado.

DSC_3509

3. No perder los pequeños detalles. Sé que suena trillado, pero la razón por la cual esto se repite tanto es porque sucede a menudo y con mucha facilidad. Este consejo viene en dos partes, la primera es que no pueden perder esos detalles que solían planear todo el tiempo cuando venía comenzando la relación. Claro está que con el tiempo vienen más responsabilidades y menos tiempo de ocio, pero no deben ser más que gestos que hagan sentir a nuestra pareja que están constantemente en nuestra mente y en nuestros corazones. Un pequeño mensaje al teléfono cuando menos se los espere, o su postre favorito sin motivo alguno puede ser más que suficiente.

DSC_3444

La segunda parte es aprender a recibir los mismos detalles con la atención que se deben. Recodar siempre agradecer los pequeños recordatorios que nos hacen y no darlos por sentado es de mucha importancia para seguir recibiéndolos y mantener nuestra relación sana.

4. Frente unido. Quizás esto no aplique a todos ustedes, pero hay que trabajar mucho para mantener un frente unido, principalmente con nuestros hijos. Habrán momentos en los que se deberán tomar desiciones en el momento y no habrá tiempo de consultar con nuestra pareja, pero siempre se deben apoyar al momento en que uno dijo la resolución. En caso de que no estén de acuerdo se deberán discutir los problemas más tarde y resolver la situación de una mejor manera la siguiente vez.

DSC_3427

5. No permitir que los problemas sean causa de distanciamiento. Habrán siempre múltiples problemas en nuestras vidas y uno de los retos que tendremos será aceptarlos y trabajar en ellos juntos, recordando que dos cabezas son mejor que una. Aprender a confiar en el criterio del otro y aceptar que tendrán la razón no es algo que viene sin trabajo. Solemos creer que solo nosotros tenemos las respuestas a todo, lo que puede conducir a más fracasos, pero si aceptamos ayuda saldremos adelante más rápido y con mayor facilidad de las adversidades. Nuevamente esto es un ejercicio, no se da de forma natural, por ello es algo en lo que debemos trabajar constantemente.

DSC_3540

6. Hacer tiempo de pareja. Cuando los hijos vienen la vida tiene una manera de hacer los minutos del día se encojan. Todo se mueve con mayor velocidad y te encontrás deseando tener más tiempo, para todo. El trabajo se vuelve más consumidor, las tareas de la casa toman más tiempo y los niños requieren de atención. En este ajetreo puede ser difícil recordar tomar un descanso y solo disfrutar de la compañía de tu pareja. No hay necesidad de gastar dinero, pero si de compartir tiempo. Les invito a que no dejen de compartir, aunque sea solo viendo una película o una serie, cenando o tomando un café en un nuevo lugar, o haciendo una pequeña caminata de 15 minutos luego de que los niños se duerman.

DSC_3549

No pretendo ser una experta en el tema, y los que me conocen saben que he fallado y continuaré haciéndolo, pero son consejos que me han llegado de una manera u otra y que nos han ayudado a crecer. Espero que puedan hacer lo mismo por ustedes.

¡Gracias por escuchar!

-T.

 

El Tren del Tiempo

Leo, Momentos de Carambas

En un par de horas será 29 de mayo. En un par de horas será el aniversario de cumpleaños de nuestro pequeño y nuestro corazón no cabe de la alegría. ¿Cómo pasó el tiempo tan rápido? ¿Cuando paramos de contar los meses de vida? Aún no nos hemos dejado de maravillar con cada éxito, con cada esfuerzo, con cada nueva habilidad y con cada nuevo pensamiento de nuestro pequeñuelo.

DSC_8587

Lucas y yo hace unos días menos de 2 años

Mi corazón se hace chiquito pensar que mi Lucas ya no es tan chiquito, que pasó de ser un bebe a un infante a un toddler y que de allí a un niño, a un adolescente, a un joven adulto, a un adulto… Cada día que pasa Lucas es un niño menos mío y más de él mismo.

Este domingo pasado dejamos que su mamita linda descansara un poco y decidí jugar al tren con él. Agarramos su canasta de juguetes – que idóneamente tenia un par de ruedas – y le até una cinta que nos encontramos por la casa. Puse diferentes “paradas” a través de la casa una banca, una silla, y otros similares y en cada uno de ellos puse sus animalitos favoritos. (Lucas es un gran fanático de los animales)

DSC_2725

Cookie Monster esperando en la parada del tren

DSC_2721

Señor Oso en la parada de la mesa de colorear

DSC_2722

Una vista de circunvalación La Banca Café y la parada del Banquito Blanco

Una vez preparado el camino, lo subí en la canasta y le dimos vuelta a la casa por casi una hora. Le encantó. Al inicio no quería dejar a ninguno en la parada del tren. Cada vez que lo sugería me imploraba que no los dejaramos. Al final captó que si los dejamos podíamos regresar por ellos.

DSC_2726

Lucas en el tren con los animales mientras bebe jugo

Por rato dejaba el jugo tirado y me di cuenta muy tarde que se mojó toda su pijama. De allí fue una pequeña guerra para sacarlo de la canasta pero al final nos salimos cantando Hakuna Matata (su nueva canción favorita) y nos bañamos. Luego a dormir una siesta. Quedé solo en la casa un rato y no podia parar de sonreír pensando lo bonito que habíamos jugado.

Hay momentos en los que el estrés del día a día y en especial de trabajo me carcomen y tengo que hacer un esfuerzo sobre natural para poder dejar eso en la puerta de la casa para entrar y entregarme completamente a mi familia. Es hoy en la víspera del cumpleaños de mi primogénito que le agradezco a Dios que me ha dado una familia tan luminosa y que me ha dado un cruz que cargar. Le agradezco aún más porque me sostiene la cruz mientras estoy en casa y es por eso que me cuesta tanto salir de la misma. Justo hoy leí una frase que decía algo como “Que tan agradecido estoy de tener en mi vida a alguien a quien me cueste decirle tanto adios”.

El tiempo pasa y lo hace muy rápidamente. Temo en ese día que mi hijo deje de  ser mi pequeño a mi jovencito a mi gran adulto. Ese tiempo en que mi hijo sea más de él mismo que mío. Así como mis padres tuvieron que temer lo mismo y me doy cuenta ya cuando soy muy mío y poco de ellos.

DSC_2724

DSC_2723Hasta pronto,

Leo

Ps: Les dejo una foto extra de los albums que no eran digitales.

leito bebe y papa

Yo, Leo II, con mi padre Leo el primero. Y pensar que viene Leo III dentro de poco.

Mi corazón te habla…

Criando Cusucos, T

Querido Lucas,

Espero que cuando crezcas mis caricias aún sean bienvenidas y, sobre todo, ansiadas. Espero que mis palabras puedan brindarte tranquilidad y protección como lo hacen ahora, que puedas tomar mi mano y sentirte en el lugar más seguro del mundo. Espero que mis “todo estará bien” tengan el mismo peso que tienen ahora y que mis “te amo, pequeño” lleguen hasta el fondo de tu corazón y se queden grabadas allí cada vez que lo repito. Espero poder estar a tu lado cada vez que tropieces y caigas, para darte una mano y ayudarte a seguir tu camino, que me recordés cuando esté lejos y que mi memoria y mis consejos te guíen en tu día a día.

DSC_2552

Pero sé que algunas de las cosas que pido son imposibles, sé que tendrás que tambalear y caer para crecer. Sé que habrán momentos en los que yo no podré consolarte y que será para bien, a pesar de que mi corazón crea lo contrario. Así que te escribo esta carta, para que siempre sepas que cuando caes y me veas sentada sonriendo y diciendo “levantáte, todo está bien”, en realidad estoy asustada y desesperada por ayudarte a levantar pero sé que tenés que aprender a hacerlo solo. Sabé que ver tu cara de angustia es más difícil para mí de lo que es para vos cargarla.

2015-03-06 11.56.11

Lo que en verdad espero para tu futuro es poder darte todas las herramientas para que salgás adelante solo, a pesar de que estaré a tu lado en cada paso del camino.

Flounder

Mi pequeño Flounder

Hace pocos días le hacía una pregunta a mi papá, ¿Por qué nos enteramos de cuanto significamos para nuestros padres hasta que ya no somos más de ellos?  Y su respuesta fue exactamente lo que necesitaba escuchar para terminar de comprender: “Porque como padres no necesitamos retribución por parte de nuestros hijos. Amarlos y entregarnos es suficiente.”  A tu tiempo vas a comprender enteramente lo que quiero decirte con esto, si Dios te da la oportunidad de ser padre. Pero este es uno de los mayores deseos que tengo para vos, que podás conocer la dicha de amar a alguien tan enteramente como te amo a vos.

DSC_2450

Lucas, mi vida, mi príncipe…Espero poder siempre ser motivo de orgullo para vos, espero poder divertirte cuando estés triste y lo que más ocupés sea un distracción. Quiero poder apoyarte en las decisiones que tomés y saber orientarte, desde ahora, para que seas un hombre de Dios. Que seas ese caballero que ves en cada acción que toma tu papá. Espero que cuando crezcas todo el mundo pueda ver lo maravilloso que sos.

Dad-and-Me

Pequeño, me das la mayor alegría cuando me sonreís, cuando volteas y me decís las palabras más dulces que he podido escuchar: “Mamita Linda…”. Sos tan inocente, tan dulce, tan frágil y me das la mayor fortaleza. Quiero agradecerte por convertirme en lo mejor de mí, en una mamá. Y ahora que tendrás un hermanito, este amor que siento por vos no se va a dividir en dos, no tendrás que compartirlo. De alguna manera sé que solo va a multiplicarse, va a crecer y habrá más para vos también.

DSC_2494

No espero que tenga mucho sentido, ni cohesión esta carta. No espero que todos los que la lean entiendan lo que quiero plasmar. Ni yo lo sé bien. Pero sí sale todo de mi corazón, de este corazón que apenas ahora viene comprendiendo la capacidad que tiene de amar.

DSC_1573

Por ahora, me despido de vos hijo. Te amo más de lo que podes entender, más de lo que las palabras me dejan decir, más de lo que creí posible. Simplemente, te amo más…

-Mamá.

¿Porque Cusucos?

Nosotros

Hola! Hemos decidido una vez más abrir un blog con mi esposa. Ella ya había tenido uno de cocina y yo uno personal. Luego decidimos hacer uno familiar pero incluimos tantos detalles personales que al final nos dio temor seguir. Aunque eso no es la completa verdad. La realidad es que no tenemos el tiempo para hacerlo.

Nosotros, para aquellos que no saben, vivimos en Tegucigalpa Honduras. Tenemos un pequeño hijo que llamaremos L1 y viene L2 en camino dentro de un poco más de un mes.

Hemos decido hacer este blog por una simple razón que no les podemos confesar. ¿Que sería de ustedes conociendo nuestros planes maquiavélicos? ¿Lo podrán soportar? Ok – Tal vez si, tal vez no. Lo que podemos es contarles un millón de experiencias personales que pueda que los entretenga, los ayude a identificarse o les ayude a prepararse para la paternidad.

¿Porque ponerle al blog Cusucos y Carambas? No hay ninguna en especifica. Nos basamos en la canción del “Cusuco que toca la caramba” aunque ninguno de nosotros toca la caramba. Lo que si somos una familia muy unida, muy musical, muy enfocada en la familia y el matrimonio, muy comelona y muy… muy… nosotros.

Esperemos poder tenerlos visitando el sitio donde esperamos poder subir nuevas cosas seguidas.

Hasta pronto

DSC_2610