6 años de casados y una cita a solas

Criando Cusucos, De Parejas, Leo

Este domingo pasado T y yo cumplimos 6 años de matrimonio. *Woot Woot* Y han sido los mejores años de mi vida. *Sueno una vuvuzela* No he pasado tantos cambios como en estos años pero no los cambiaría por nada en el mundo . Nos hemos ido formando constantemente como personas y, espero en Dios, que cada vez mejores. Los días son muchos y han sido cargados de muchas sonrisas, lágrimas,  juegos y nuevas experiencias. 

El camino del matrimonio es maravilloso con senderos floreados con algunas lagunas divinas pero existe también mucho camino empedrado donde es fácil tropezar. Muchos nos ven con una vida increíble porque nos amamos mucho y tenemos 2 hijos maravillosos pero Dios se encarga de siempre darnos oportunidades para crecer y agradecer. Existen frustraciones ajenas a uno pero digo esto porque casarme con el amor de mi vida es la mejor decisión que he tomado alguna vez y que habré tomado en mi vida.

Este último año hemos visto tanto cambio y tan rápido que por momentos hemos quedado anonadados. El cambio comienza con Leito, luego el negocio, luego el modelo del negocio,  luego el giro del negocio,  luego un trabajo para T, luego el trabajo soñado por ella, luego la situación económica, y los cambios siguen aunque menos drásticos. Muchos de ellos sucedieron porque nosotros dijimos SI a la oportunidad. Tenemos 27 años y teníamos miedo de decir que si. Miedo de salir de nuestra zona de comfort y concentrarnos en lo que nos gusta y en darnos suficiente tiempo dedicado como familia y como esposos. Que fácil es caer en la manía de revisar el celular y no disfrutar la compañía que tenemos.

Mi misión en esta vida es mi esposa y mi familia. Mis sub-missiones son cuidar y amar a mi esposa y familia; trabajar para sustentarla y hacerla crecer; y educarme tanto en temas de familia, trabajo y fe. Es importante tener claro que todo tiene objetivos primarios y secundarios y si no podemos visualizar  los objetivos pequeños como ayudar a cambiar los pañales de nuestro hijo no llegaremos a la meta final que en mi caso es tener un matrimonio feliz.

Próximamente T comienza uno de sus trabajos más soñados y será un gran reto. Cambiará toda la rutina de la casa y estamos emocionados. En vista de que nos veremos menos tiempo hemos constituido un clásico: Date Night. Justo ayer fuimos a Domo’s Pizza. Desde nuestro 5to año de matrimonio no habíamos salido juntos y solos sin una razón ajena (bodas o reuniones de amigos) y me alegra tanto que vamos a estar haciéndolo nuevamente. Si las parejas por allí están cayendo en la rutina y no buscan experiencias nuevas: háganlo.  No es de tener dinero para hacerlo – un café, un paseo en el centro, un pan baguette con mantequilla en el parque de Metrópolis, solo es buscar la creatividad para estar a solas y compartir un momento juntos.


En Domo’s la pizza estaba sensacional. El ambiente tranquilo y tiene un área exterior atractiva. Sin embargo lo mejor de la noche fue que pusimos los teléfonos a un lado y compartimos juntos sin interrupciones. Estoy emocionado por lo que haremos la próxima semana.

Saludos, 

Leo

Posdata para T: Te amo amore mio. Te amo infinitamente. Gracias por enseñarme a vivir. 

M