5:38 – Free Style

Criando Cusucos, Leo, Uncategorized

Esta es una entrada sin propósito.

Son las 5:38 pm hora local.

Acabo de hacer 2 horas de revisar una mercadería y ¿saben que? Tengo a mi lado 2 libras y media de quesillo y me estoy muriendo por irme a la casa a relajarme, comerme unos deliciosos nachos y estar con mi familia.

Cuantas veces estamos en un lugar deseando estar en otro. Comiendo ensalada queriendo pizza. Usando ropa formal deseando andar con shorts. Manejando en trafico mientras en realidad quisiéramos estar sentados, con una cervecita bien helada, hablando con nuestra pareja.

¿La vida es lo que la hacemos? Si, pero no quiere decir que hacemos lo que nuestro niño interno desea hacer todo el tiempo. Todos tenemos responsabilidades que nos llaman, nos susurran por atención. A diferencia de la pereza que nos grita que nos unamos a ella. Esta entrada creo que será para simplemente decirles que, no nos dejemos estancar. Comamos esa ensalada con ganas. Aprendamos a disfrutar los momentos que no nos gustan. Todo en la vida puede ser un gusto adquirido. ¿Quien dice que no podemos disfrutar de correr a las 5 am? Si yo aprendi a disfrutar cambiar los pañales sucios de mis hijos ¿Que nos impide de disfrutar todo lo demás de la vida?

¿En que me enfoco cuando cambio un pañal de esos horrendos, que manchas, gotean y apestan? En las sonrisas de mis hijos, en sus ojos, en las nuevas habilidades que tienen y como se esfuerzan para mover sus piernas y llenar todo el cambiador de mierda. La vida se disfruta en cada uno de sus momentos. Así tiene que ser porque, queridos lectores, cuando la vida nos quiere dar una experiencia fea lo hace sin dudarlo dos veces, completamente y profundamente. Nosotros estamos viviendo una situación económica complicada y tenemos momentos difíciles que nos afectan mucho. ¿Y nuestros hijos? Allí están. Dando luz y siendo veleros de felicidad. Así que, nos re-enfocamos cada vez que podemos y pensamos: Si esto tiene solución, ¿Porque estar triste? A veces vemos la luz al final del túnel. Vemos como esto mejorara y entonces simplemente luchamos por ello, aunque sea difícil, aunque nos trate de quitar la paz. Simplemente luchamos y allí vamos perseverando. Casi siempre lo hago por mis hijos y mi esposa. Aunque lo confieso, a veces por un pedazo de pizza.

Saludos gentes, un abrazo,

Leo (5:48 pm)

Advertisements